Destacado

MíraM nº 13 – El Poema Objeto

TODO UN LENGUAJE

Un poema objeto se contempla y, al mismo tiempo se lee. (Octavio Paz)

El objeto surrealista es porque siendo imposible, está. (Luis Puelles Romero)

Las cosas son las palabras y las palabras son las cosas. (Alexandre Cirici)

Podemos considerar a los poemas objeto como hallazgos que utilizando realidades ya establecidas y consolidadas, aceptadas y normalizadas, generan la creación de otras nuevas, con nuevos significados. La modificación y transformación de objetos que por su cotidianidad son fácilmente reconocibles, posibilita la oportunidad de crear mensajes que aunque a veces sean ambiguos tienen la capacidad de producir el efecto comunicativo deseado.

Como lenguaje no verbal para que un poema objeto pueda contemplarse y también leerse, debemos dotarle de un contenido descriptivo y abierto, debemos modificar las circunstancias que lo rodean agregando o eliminando parte de sus componentes, esta innovación enriquece al objeto proporcionándole con la yuxtaposición de sus elementos un modelo de metalenguaje de gran valor conceptual.

Aunque son los propios objetos los que en la mayoría de las ocasiones inspiran la creación del poema, también las ideas sugieren mensajes a transmitir y es entonces cuando surge la búsqueda de los elementos que harán posible la materialización de estas.

Los objetos se pueden considerar como verdaderas metáforas por lo que se entiende a la perfección que muchos creadores, para potenciar este lenguaje totalmente visual recurran a alguna de las principales figuras retóricas literarias, al asumirlas y adaptarlas llegan a conseguir con ellas todo un método de trabajo. Con la figura de la ironía se puede expresar una cosa dando a entender justamente lo contrario, con la paradoja enfrentan dos conceptos opuestos y hasta contradictorios, las metonimias facilitan poder designar una cosa con el nombre de otra y la sutileza de las metáforas consigue que el concepto real al que hacen referencia, comparta protagonismo con el concepto imaginario que hace referencia al real, dos conceptos distintos terminan formando uno solo.

El dadaísta Marcel Duchamp al cuestionarse la naturaleza del arte, deja claro que cualquier cosa, puede convertirse en arte. Su arte de las ideas es una ruptura con la tradición, con la que inicia todo un movimiento artístico del cual surge los inicios del poema objeto, él fue el primero en dar categoría estética a objetos cotidianos, el surrealista André Bretón lo calificó como el hombre más inteligente del siglo. Bretón definió al poema objeto como: ¨ … una composición que tiende a combinar los recursos de la poesía y de la plástica especulando sobre su poder de exaltación recíproca. Lo que explica, a la vez, la unión y convivencia latente entre los signos lingüísticos y los visuales. Un intercambio dinámico y constante entre materia y literatura¨.

Por su especial trato a los objetos, por la descontextualización a la que los someten, por la conceptualización de sus ideas y trabajos, los poetas y artistas de las vanguardias dadaístas y surrealistas, pueden considerarse como iniciadores de lo que hoy conocemos como poema objeto.

Para la mayoría de los adeptos y practicantes de esta disciplina Joan Brossa (1919-1998) es una referencia imprescindible, creador clarividente y lúcido consiguió la máxima expresión de los objetos, Brossa decía: ¨… Todo objeto es poesía por el simple hecho de haber sido escogido. Lo que le da el tono poético es la gracia, la mano del poeta. Si no, sería muy fácil¨.

Alejado del formalismo de la poesía tradicional, el poema objeto hace posible que se desarrollen innovadoras relaciones entre arte y literatura, propicia nuevas oportunidades de comunicación y amplia también las probabilidades de su comprensión. Autónomo e independiente el poema objeto establece otras formas de expresión que hacen de el todo un lenguaje.

Antonio Gómez

Mérida 31 de julio de 2020

Destacado

IBIRICO : PLIEGOS DE LA VISIÓN N.106 “SERENDIPIA”

IBIRICO Pliegos de la Visión n. 106. De nuevo uno de los grandes de visualismo internacional de la Poesía Visual y Experimental en la increíble colección de Babilonia. Esta vez se ve acompañada de una introducción de un histórico de la materia: Ignacio Gómez de Liaño. Es un prólogo amplio, y del mismo vamos a destacar cuatro anotaciones.

…//…Cuando Ibirico me envió serendipia, lo primero que se me vino a la cabeza fue la palabra “Serendipity” y cómo descubrí esa palabra que es, por sí misma, un emblema de hallazgos y descubrimientos…//…

…//…Cuando volvemos los ojos a serendipia, lo que vemos es que el Monte de la Musas se ha transformado en el País de los Hallazgos y las Maravillas. De HELICÓN hemos pasado a serendipia…//…

…//…Al titular estas páginas “Viaje a serendipia” he tenido en cuenta no solo que el autor nos invitaba a hacer un viaje a ese fantástico país, sino también que Ibirico ha sido un gran viajero que, en vuelos sucesivos e interminables, ha recorrido numerosos países del Viejo y, sobre todo, del Nuevo Mundo. …//…

…//…Pienso que serendipia es el país al que siempre soñó viajar Ibirico y que, como no lo encontró en ninguna parte, resolvió crearlo….//…

https://www.rtve.es/alacarta/videos/la-aventura-del-saber/aventura-del-saber-boek-visual-ibirico/2550747/

Destacado

In Memoriam. Alfonso López Gradolí.

Gran impulsor del panorama de la poesía visual y experimental

Se despidió de nosotros Alfonso López Gradolí una gran persona y un gran amigo con el que compartimos muchas experiencias creativas. Unos días antes había hablado con él y se mostraba animado y pendiente de todo lo que pasaba en torno al mundo experimental y la poesía visual. Preguntaba por las ediciones que estaban pendientes y proyectos futuros. Inclusive recuerdo que le pregunté por su salud y me dijo que todo estaba en orden, que no me preocupara (padecía del corazón). Unos días después, Tomàs Camacho me comunicó que estaba ingresado y su mujer, Teresa Aragonés, muy preocupada. Le llamé al hospital, todavía estaba de humor, listo para competir en los cien metros lisos. Así que nos despedimos con unas risitas. Pero, indudablemente aquello fue el canto del cisne. En estos días la Revista de Poesía Experimental MiraM le dedicará un homenaje en el número donde ya  tenía reservada su participación dedicado al Poema Visual Caligráfico./ CRC

Nosotros quisimos recordarle en el el Boek 861 y estos son algunos de los comentarios de sus amigos.

  • Manel Costa Adrián Era un buen amigo y un visionario de la poesía visual. Hacía meses que no hablábamos. Echaré de menos sus “postales”. Que la terra et siga lleu, amic Alfonso! “quizá Brigit Bardot venga a tomar una copa esta noche”
  • Juanma Barrado Siempre le estaré agradecido por lo bien que me trataba cuando hablamos y por su obra experimental, especialmente Quizá Brigitte Bardot… qué es un clásico. Feliz viaje, amigo!
  • Eva Hiernaux Madre mía qué disgusto….. Todos los días pensando “voy a llamar a Alfonso, voy a llamarle”, pero todos los días…… Ayer incluso tuve una mala premonición……. Qué rabia! Tanto que nos daba con su generosidad y sabiduría, y con su buen humor. Qué pena tan grande.
  • Francisco Perez Belda Lamentamos mucho que se nos haya ido “el abuelo” como lo llamábamos. Tuve la suerte de maquetar sus tres pliegos. Recuerdo sobre todo el primero, toda una Odisea, no había internet y cada corrección era una carta y su correspondiente llamada sugiriendo nuevos cambios Por suerte pude decirle de viva voz lo mucho que lo admirábamos.
  • Manuel Calvarro Se fue otro de los nuestros. Ya no podré devolverte la felicitación de Navidad, ya no podremos hablar por teléfono, ya no podrás antologar más libros; pensar y hacer más obras… Esas son unas de las muchas cosas que tiene la muerte. Te recordaré, no lo dudes.
  • Guillermo Marín   ” Querida Teresa, Acabo de saber por Cesar la triste noticia de la muerte de Alfonso. Cuando hablé contigo por teléfono entendí que el momento era muy delicado. Alfonso fue un artista admirado y querido y su obra, en todos los sentidos, te acompañara, como solo un poeta hace.

por Tomás Paredes

            9/5/20 .- Madrid .- El poeta Antonio Leyva me anuncia el día 6 de mayo la muerte de Alfonso López Gradolí. Sufrió un infarto que no pudo superar. Alfonso López Gradolí (Valencia1943-Madrid 2020), se licenció en Derecho en la Universidad de Valencia y luego vino a Madrid, fue funcionario público, escritor prolífico muy premiado y collagista.

Su faz aniñada, su semblante bonachón, su trato afable, su manifiesta sensibilidad dibujaban un ser empático, campechano, intimista, bueno, diáfano. Buscó la luz como lugar, pintó, hizo collages muy coloristas y algunos libros memorables. En alguna ocasión al anunciarse por teléfono, su interlocutor entendió su apellido como “un señor de Valladolid” y así, cada vez que me telefoneaba, al preguntar de parte de quién, el respondía: “un señor de Valladolid”.

Frecuentaba la galería Orfila, allí presentó alguno de sus libros y participó en varias de poemarios ajenos, recitales y ciclos de lectura. Allí llevaba una cartera repleta de libros, que iba repartiendo entre amigos y gustadores. Casi nunca suyos, de autores varios. Era como aquellos antiguos viajantes sin prisa que siempre portaban en su maletita algo para regalar.

Era poeta y prefería el verso, pero también publicó en prosa libros deliciosos como: Guía secreta de Valencia, Diccionario otro de lugares comunes, Palabras sobre trazos y colores, y textos para artistas plásticos. Es verdad que es un poeta mediterráneo, de la luz, pero, desde mi óptica, su importancia está en relación a la poesía visual española, experimental, siendo autor de un libro mítico: Quizá Brigitte Bardot venga a tomar una copa esta noche, 1971, y de varias antologías y ensayos sobre la poesía visual y experimental, editados por Calambur.

Su primer libro, El sabor del sol, lo prologó José Hierro; su segundo, Los instantes, Claudio Rodríguez. Su poesía se fue sajelando, no purificando, sino librándose de purismos, de metáforas, de palabras complejas, de hermetismos, hasta quedar en estructuras de sencillez y nítida percepción: Una muchacha rodeada de espigas, Las señales del fuego, Los signos de la soledad, La luz más pura, Las profundas aguas…

Jaime Siles, crítico de abolengo, lo sitúa en la generación del cincuenta, no me lo parece. Y dice que su mejor libro es Las señales del tiempo, para mí que ninguno resistirá el paso del tiempo como Quizá Brigitte Bardot…Lo que cuenta de su espera a la entrevista con la diva resulta de una ternura infinita. Es su libro más redondo, histórico, natural, ambicioso, logrado, pionero. Ahí rompe con la mediocridad ambiente.

Conquistó galardones adunia, ninguno que le pusiera en pinganitos, ninguno que igualara su bonhomía, su ductilidad, su transparencia, era como un orondo vaso de agua clara. Hace poco me dijo que le hiciera una lista con los libros suyos que no tenía, pero se me adelantó la parca, que le arrebató la vida, con lujuria, pero no podrá silenciar su nombre, ni el de QB.

Poemas suyos han sido traducidos al italiano, inglés, francés, valenciano. Hizo vanguardia, no pastiche, cuando las vanguardias ya son históricas. Pintó, fue retratado por Paco Nieva, poemizó la pintura, homenajeó a los poetas de su preferencia: Dylan Thomas, Guillén…Supo ver la grandeza poética de Azorín, atravesó la belleza con un yagatán de seda porque conocía la danza giróvaga de los sueños. Nefelibata, sensitivo, secluso, mollar ¡Ad augusta per angusta!https://lamiradaactual.blogspot.com/2020/05/obituario-alfonso-lopez-gradoli.html