Mail Artistas Relevantes: Dick Higgins.

Por César Reglero Campos

En 1965 ya había realizado una edición relacionada con el mail art. En ella daba cuenta de las posibilidades que ofrecía este movimiento y publicaba en el mismo los moticos que iba recibiendo de Ray Johnson. Ya hemos señalado anteriormente que si este había sentado las bases en las que se fundamentaría el arte correo en su versión moderna, sus proyectos se circunscribían esencialmente al estado de New York, pero la internalización del mail art fue una tarea que hay que adjudicársela, según apunta Clemente Padín, a Dick Higgins y Ken Friedman. Dentro de Fluxus fue uno de los componentes mas activos a la hora de asentar el mail art como un elemento esencial de Fluxus. Por aquel entonces, ya declaraba que los medios con que contaba el mail art eran muy limitados, pero intuía que en el futuro las nuevas tecnologías ofrecerían al movimiento unas potencialidades complementarias que les abrirían muchas más posibilidades y una fuerza global que, por aquel entonces, era impensable. Finalmente, y de modo muy abreviado, hay que decir que conjuntamente con Friedman elaboraron una serie de textos que en la actualidad están plenamente vigentes. Los puntos de referencias fueron la relación arte-vida, la potencialización del experimentalismo, el carácter lúdico de la acción creativa y la apertura hacía al arte intermedia a la búsqueda del arte total.

Mail Artistas relevantes: Paulo Bruscky.

Por: César Reglero Campos

Uno de los grandes impulsores del arte correo en Brasil. Procedente de Fluxus, y en colaboración con el grupo Gutai, creo una estructura sólida para que este país se convirtiera en uno de los puntales del movimiento. Experimentalista radical, ha trabajado con hielo, humo y, de manera virtual, con la relación espacio-tiempo. Luchador infatigable, organiza en 1.975, y en plena dictadura, una convocatoria de mail art que fue cerrada por el ejercito el mismo día de la inauguración, sus obras confiscadas y los organizadores apresados.. En la XVIª Bienal de Sao Paulo, introduce el mail art como una de las vertientes experimentales mas novedosas y aquella que ofrecía mayores posibilidades para incidir en la realidad social.https://mailartists.wordpress.com/2012/01/28/paulo-bruscky/

Destacado

El Mail Art en la Era Cibernética. Entrevista a Lois Gil Magariños de César Reglero Campos.

CRC: Cuáles son los principales cambios que has observado en el arte postal en los últimos años.

La percepción del tiempo. La instantaneidad añadida a toda actividad humana que acelera los procesos de comunicación y creación. La incorporación de las nuevas tecnologías de edición que se han puesto al servicio de los individuos de modo descentralizado, abierto y cooperativo herramientas que facilitan la creatividad y su difusión en red. 

La red de intercambio creativo y postal ahora se ha transformado en una red de redes a través de la cual circula un gran flujo de información que antes era patrimonio de la vía postal. Sin embargo, hoy día, y ante este cambio circunstancial y su particular vivencia está en proceso de revalorización cierto tipo de actividades que como el arte postal pone en valor comportamientos y actitudes vinculadas a formas de pensar alternativas, hoy incluso en cierto modo contestatarias.

El uso de las redes de comunicación instantánea pone en cuestión el paradigma ROM de la práctica postal tradicional. El archivo físico, museístico, ¿a qué dará paso? 

CRC: Puede ser aceptado el correo electrónico como una modalidad dentro del Mail Art siempre que se respeten sus principios básicos de: no comercio; no censura; no selección; no jurado; no devolución.

Si, por supuesto; negar esta herramienta sería ir en contra de los cambios que se han producido en lo social y en lo cultural. El arte postal es un medio y un proceso en constante transformación. El valor que posee la vía postal es simbólico; su dimensión puede ser ética y política. Las tarifas postales son una barrera, pero los medios digitales crean brechas cada vez más insalvables. El arte postal, en todas sus manifestaciones, no dejará de ser un arte de clase.

CRC: Si la anterior pregunta es afirmativa, ¿debería cambiar de denominación el arte postal y figurar con nombre distinto al actual?

El problema de las categorías es un lugar común y un indicador también de lo transfronterizo de la creatividad humana y de las formas de su comunicación. En mi caso, no sabría decir si soy un poeta visual o simplemente un escritor epistolar que utiliza el correo postal (o electrónico) para comunicarse o si soy un artista postal que cultiva las cartas y la poesía visual como pretexto para el intercambio.

Pero por otra parte, cuando elaboro un artefacto postal, percibo un valor diferente a mi actividad y a su producto. Hay, sobre todo, un tempo diferente y un valor añadido en el que procede de los recursos empleados: la epístola, las imágenes, los collages, los sellos de artista, las ilustraciones del sobre, los cuños… Valor que, por otra parte, cabe pensar que solo será significativo para quién viva dentro de esa piel, digamos generacional, a la que denominamos como género del arte correo o arte postal. A quien puede interesar todo nuestro archivo, como puede ser percibida por nuestra contemporaneidad. ¿Acaso como una huella del pasado?

CRC: Hacia dónde crees que se encamina el arte postal en el futuro

Hacia dónde el ser humano. ¿Pervivirán como ahora pervive el interés por las motos antiguas o por las muñecas de porcelana? ¿Pervivirá en general el arte en un mundo dirigido cada vez más por automatismos super inteligentes y eficientes que puedan substituir la mano, la mente y la creatividad humanas?

CRC: Qué recomendaciones harías para que el arte postal no perdiera sus señas de identidad.

Sobre todo no abandonar su ideario. Si algún valor tiene el arte correo es el de ser una forma de resistencia dentro de la burbuja sociopolítica en la que vivimos. Como cualquier hábito adquirido será siempre como una segunda piel que nos protege de la intemperie.

(Las entrevistas realizadas podrán seguirse en facebook.com/cesar.reglerocampos  y en el blog de Myriam M. Mercader en los apartados de Mail Art y de Boek 861)

Mail Artistas Relevantes: Ray Johnson.

Por César Reglero Campos.

Para entender la evolución del mail art, tal y como lo entendemos en la actualidad, debemos citar en primer lugar a Ray Johnson, pero sin olvidar figuras tales como George Maciunas y Robert Filliou. Inclusive, con anterioridad a ellos, figuras como Marcel Duchamp, Yves Klein o Kurt Schwitters ya comenzaron a experimentar con el medio postal, a través de insólitos envíos, creando sus propios sellos, versiones genuinas de sellos de caucho o sus collages. Sin embargo fue Ray Johnson quien más se acercó a la versión actual, abriendo este medio a consagrados y desconocidos, moviéndose en circuitos marginales y anti comerciales, considerando, al igual que Joseph Beuys, que todos somos artistas, creando y ampliando las redes, acercando la vida al arte, fomentando el concepto de antiarte, etc. Por otro lado, Fluxus, como movimiento artístico, entre las décadas de los 60 y 70, constituyó el contexto adecuado donde finalmente confluyeron la mayoría de estas figuras y que, finalmente, hizo explosionar el mail art. https://mailartists.wordpress.com/2007/07/02/ray-johnson/

Destacado

El Mail Art en la Era Cibernética: Entrevista de César Reglero a Hugo Pontes

CRC: Hugo, cuáles son los principales cambios que has observado en el arte postal en los últimos años?

El Arte Postal ha sufrido cambios con la llegada de Internet desde el año 2000, ya que hubo una gran reducción en el envío de correspondencias vía Correos. La comunicación por correo electrónico provocó una caída en el envío de postales, telegramas, cartas físicas en general.

CRC: Puede ser aceptado el correo electrónico como una modalidad dentro del Mail Art siempre que se respeten sus principios básicos de: no comercio; no censura; no selección; no jurado; no devolución?

El correo electrónico, como vehículo para enviar correspondencia, puede aceptarse, pero solo como un medio y no como un fin.

CRC: Si la anterior pregunta es afirmativa, ¿debería cambiar de denominación el arte postal y figurar con nombre distinto al actual?

No. Reafirmo que el correo electrónico puede considerarse un medio y no un fin. Por ejemplo: El cartero (cartero) es quien entrega la correspondencia física y no el autor de la carta, postal o telegrama. Mientras que el medio electrónico no tiene forma, no tiene voz, en fin, no tiene relación humana. Es impersonal.

CRC: Hacia dónde crees que se encamina el arte postal en el futuro?

 Como todo movimiento cultural, el Arte Postal deja su impronta como manifestación que alcanzó sus objetivos globales, tal como fue concebido, es decir, arte/comunicación. En muchos países, donde predominaba la censura con gobiernos dictatoriales, el Arte Postal ha logrado superarla. Sin embargo, están surgiendo nuevas formas y medios, como el Arte Digital, que se alía con las nuevas tecnologías y las nuevas generaciones de artistas.

CRC: Qué recomendaciones harías para que el arte postal no perdiera sus señas de identidad?

Creo que el Arte Postal no perderá sus marcas si los estudiosos e investigadores en la materia no ignoran u omiten en sus estudios lo que el Arte Postal ha hecho en todo el mundo, uniendo a artistas que -a lo largo de los años- han creado con el propósito de comunicar sus sentimientos ya sea por amor al prójimo, a su país o incluso denunciando las omisiones de gobiernos y gobiernos. Si el Postal Art tiene sus raíces en Ray Johnson y su propósito era intercambiar información con amigos, llevamos más de 50 años que el Arte Postal viaja por el mundo llevando sus mensajes a través de un cartero (¿correo?).

(Las entrevistas realizadas podrán seguirse en facebook.com/cesar.reglerocampos  y en el blog de Myriam M. Mercader)

Destacado

El Mail Art en la Era Cibernética: Entrevista de César Reglero a Antonio Gómez.

CRC: Antonio, cuáles son los principales cambios que has observado en el arte postal en los últimos años.

La cantidad de convocatorias CUESTIONARIO que ha provocado el nuevo sistema de difusión que está cambiando y son muy pocas ya, las que utilizan el método clásico del correo postal para solicitar la participación en ellas. La casi desaparición de los catálogos que estas muestras generaban.

En muchas de las presentaciones informáticas que han sustituido a los catálogos en papel, no incluyen la dirección postal, apareciendo sólo el nombre del autor y su nacionalidad.

CRC: Puede ser aceptado el correo electrónico como una modalidad dentro del Mail Art siempre que se respeten sus principios básicos de: no comercio; no censura; no selección; no jurado; no devolución.

Si se respetan todas esas premisas está claro que se mantiene la filosofía del mail art, pero como mail-artista practicante desde finales de los años 60 y haber vivido y disfrutado muy intensamente con su práctica, no puedo evitar el añorar tiempos pasados.

CRC: Si la anterior pregunta es afirmativa, ¿debería cambiar de denominación el arte postal y figurar con nombre distinto al actual?

Todo avance es bueno aunque la evolución de algunos no sea necesaria, los dos tipos de manifestación podrían seguir conviviendo como lo han venido haciendo en las últimas décadas, pero como en el mail art la función del correo postal es imprescindible, creo que habría que diferenciarlas de alguna manera.

CRC: Hacia dónde crees que se encamina el arte postal en el futuro

Los avances informáticos terminarán por absorber casi toda la correspondencia y dejarán el mail art a unas cuantas generaciones de nostálgicos que se iniciaron con su práctica, el peligro de desaparición llegará cuando estos mail-artistas falten.

CRC: Qué recomendaciones harías para que el arte postal no perdiera sus señas de identidad.

Implicar a los responsables de correos, hacerles ver la importancia que en ésta disciplina tienen sus servicios, pedirles que unifiquen criterios y faciliten la distribución de algunos envíos, que en la actualidad consideran no normalizados.

(Las entrevistas realizadas podrán seguirse en facebook.com/cesar.reglerocampos  y en el blog de Myriam M. Mercader, myriammercader.com)

Destacado

El Mail Art en la Era Cibernética. Entrevista de César Reglero a Clemente Padín

Entrevista CRC a Clemente Padín

CRC: Cuáles son los principales cambios que has observado en el arte postal en los últimos años.

 ¿El  Arte Correo?… sin duda, la corriente artística más grande del mundo por el número  de participantes, extensión -tanto espacial como temporal- y, todo ello, fuera de la industria y comercio del arte… privilegiando la comunicación y el predominio del uso, su funcionalidad… no del cambio, en donde entran las valoraciones…por ello no morirá nunca. Para una comunicación genuina, bastan dos interlocutores ejerciendo su rol social.

CRC: Puede ser aceptado el correo electrónico como una modalidad dentro del Mail Art siempre que se respeten sus principios básicos de: no comercio; no censura; no selección; no jurado; no devolución.

Por supuesto, porque el tema no pasa por soportes o contenidos sino que su novedad reside en la relación  dialógica de persona a persona, a través del correo que se manifiesta como revolucionaria frente a la falsa comunicación o monólogo de los medios masivos: la televisión, la radio, el cine, el arte mercantil, etc. Si a ello sumamos el carácter anticomercial y anticonsumista que tuvo desde sus comienzos veremos que estamos frente a un fenómeno de disrupción, de quiebre. Por ello no se puede parangonarlos con las demás corrientes artísticas No tienen un contenido claro, como por ejemplo, el surrealismo u otras vanguardias, a las cuales, a veces, les basta unos días para difundir su ideario… Basta sacar cuentas, cuántos participantes, el tiempo de duración, en qué lugares se desarrolla y otros para darnos cuenta que se trata de un movimiento artístico eterno… quién  podrá ponerle  precio  a un ¿hola, estoy aquí  Por ese motivo, existe una aparente despreocupación en los artistas-correo por la “estética” de las obras y, sí, en cambio, la angustia por asegurar la recepción.

CRC: Si la anterior pregunta es afirmativa, ¿debería cambiar de denominación el arte postal y figurar con nombre distinto al actual?

Tal cual lo expresara el artista Robert Filliou, The Ethernal Network, fue sin duda unas de las razones de la supervivencia del arte correo a través  de tantos años y, por tanto no responsable de la  enorme cantidad de artistas que, de alguna u otra forma, han participado del movimiento. El correo fue el primer soporte que hizo posible este milagro, al cual siguieron otras formas como el Video Arte, el Fax- Arte e, incluso, el Turism Art (en el cual la obra era el propio artista). Hoy día se advierte el arte correo en el Net Art o Arte en la Red, fruto del largo desarrollo de la tecnología electrónica en el campo de las comunicaciones. No hay techo para estas especulaciones, ahora es el email pero mañana llegaremos a la idea de la transmisión de obras a través del pensamiento o con la teletransportación o escaneo o con el descubrimiento de formas inauditas de comunicación. 

CRC: Hacia dónde crees que se encamina el arte postal en el futuro

Los actos han desgastado aquella inicial disruptividad del arte correo, cuando puso en entredicho al resto de las disciplinas artística, obligándolas a recomponer sus estructuras a la luz de su propuesta controversial. Hoy día, avanzado su proceso de institucionalización aceptado en las Bienales, objeto de estudios académicos, recluidos en libros y antologías, desmenuzado en departamentos universitarios, vedette obligada en toda revista de arte que se precie, está a punto de ser integrado socialmente para legitimizar el estatus social vigente, para consolidarlo y perpetuarlo: la típica operación de absorción y recuperación de un cuerpo extraño en la estructura cultural de cualquier sociedad. Tal la revolución del Arte Correo. Una construcción cultural y artística que apunta al corazón del sistema al obstruir lo que lo mantiene unido: el mercado. No sólo negar su estructura y su nefasta consecuencia (el consumismo y la dilapidación de los recursos del planeta) y sino trocarlo por una promesa de hermandad universal, el UNIver(s) de Guillermo Deisler, el sueño imposible que nos seguirá animando. 

(Las entrevistas realizadas podran seguirse en facebook.com/cesar.reglerocampos  y en el blog de Myriam M. Mercader).

Destacado

El Mail Art en la Era Cibernética. Entrevista de César Reglero a John Bennett en la Revista Icaria.

Entrevista CRC a John M. Bennett

CRC: John ¿Cuáles son los principales cambios que has observado en el arte postal en los últimos años?

Con unas excepciones muy importantes, el contenido del arte postal es menos vanguardista, menos transgresivo hoy.  Para muchos, parece ser una especie de hobby, una especie de juego más bien superficial.  Y claro que el uso de medios electrónicos es un gran cambio, porque quita énfasis en una obra física y única, porque una obra puede ser distribuida muchísimas veces.  Lo que no es malo, necesariamente; pero es una diferencia.

CRC: Puede ser aceptado el correo electrónico como una modalidad dentro del Mail Art siempre que se respeten sus principios básicos de: no comercio; no censura; no selección; no jurado; no devolución?

Creo que sí.

CRC: Si la anterior pregunta es afirmativa, ¿debería cambiar de denominación el arte postal y figurar con nombre distinto al actual?

No creo; Arte Postal o Arte Correo o Mail Art, son todas denominaciones que incluyen el correo o comunicación electrónicos.

CRC: ¿Hacia dónde crees que se encamina el arte postal en el futuro?

¡El porvenir es un misterio!

CRC: Qué recomendaciones harías para que el arte postal no perdiera sus señas de identidad.

Mandar cosas por todas partes, sin importarle el medio, sea postal o electrónico o por bicicleta.

(Las entrevistas realizadas podran seguirse en facebook.com/cesar.reglerocampos  y en el blog de Myriam M. Mercader)

Destacado

El Mail Art en la Era Cibernética: entrevista de César Reglero a Pere Sousa.

Entrevista CRC a Pere Sousa

CRC: Pere, cuáles son los principales cambios que has observado en el arte postal en los últimos años.

Los mailartistas que estaban activos en los ochenta y noventa, tienen ahora treinta o cuarenta años más, es normal que el envejecimiento y el cansancio haya apartado a muchos de ellos del intercambio frenético y la participación compulsiva en convocatorias de mail art. Algunos están museizando sus archivos o colaborando con instituciones que dado el paso del tiempo han aceptado el mail art ya como una parte de la historia del arte. Las nuevas generaciones que se han incorporado a partir del cambio de siglo, enseguida han utilizado la panacea que suponían los blogs y páginas webs, al principio para hacer y mostrar convocatorias y después casi exclusivamente para crear una nueva Red, que ya nada tiene que ver con el correo postal. También ha influido el constante incremento de tarifas sobre todo las internacionales.

Pero la gran diferencia entre ahora y el pasado es el cambio generacional, y ese toque setentero que tiene el mail art, está muy lejos de las nuevas generaciones.

CRC: Puede ser aceptado el correo electrónico como una modalidad dentro del Mail Art siempre que se respeten sus principios básicos de: no comercio; no censura; no selección; no jurado; no devolución.

No, en absoluto, es otra cosa, el envío digital, si en el destino el organizador reproduce las piezas con un sistema mecánico, ya sea fotografía o fotocopia y se cuelga de una pared, sería un simulacro del sistema postal. Si solo se exponen en un blog, web, etc, es algo parecido pero no es lo mismo. Pero sobre todo el arte postal, no se reduce a convocatorias y recepción de obra, esto es solamente una parte del todo, las publicaciones en colaboración, el intercambio de obra entre dos mailartistas, ya sea obra plástica, sonora, digital, etc. estaba englobado en el conjunto de lo que llamábamos arte postal, y podría seguir denominándose así. Mientras haya personas que crean que están haciendo mail art, seguirá existiendo, aunque los antiguos o los puristas digan que eso es otra cosa.

CRC: Hacia dónde crees que se encamina el arte postal en el futuro

Si hablamos de un futuro lejano, creo que desaparecerá y formará parte del pasado lejano, aunque queden algunos que lo reivindiquen, pero en los próximos diez años, como quedan muchos mailartistas activos, se planteará de vez en cuando la pregunta inicial, ¿ha muerto el mail art?

CRC: Qué recomendaciones harías para que el arte postal no perdiera sus señas de identidad.

Son varias décadas de mail art, por un lado es interesante conocer la historia y el concepto de la época en que surgió. El correo postal, el teléfono y el fax y casi las fotocopias son tecnologías del pasado, seguir usándolas como medio de comunicación y elaboración de obra plástica queda un poco vintage, reivindicar a Dadá, aun más todavía, el intercambio de publicaciones, el collage, fotomontaje, poesía sonora, etc. Y sin embargo la vieja generación de mail artistas, afortunadamente, sigue usando estos viejos métodos. La tecnología digital en cuanto herramienta para crear obra plástica, creó grandes expectativas en los noventa, pero ha quedado en nada que valga realmente la pena. La recomendación sería volver a usar los viejos sistemas, grabado, pintura, collage, etc y dejar de plantearse grandes convocatorias con muchos participantes y reducir el intercambio a unos pocos.

(Las entrevistas realizadas podrán seguirse en facebook.com/cesar.reglerocampos  y en el blog de Myriam M. Mercader)

Destacado

Los Juegos Salvajes y el Gran Monstruo por Ferran Destemple.

“Necesitamos más ideas para el Arte Correo. Estamos dispuestos a escuchar más ideas. ¿Por qué no nos dan algunas ideas? Pero no las digan: por favor, envíenlas por correo” Ulises Carrión.

Pero ¿quién es el Gran Monstruo? El Gran Monstruo siempre está frente a nosotros, es gigantesco y enorme pero rara vez lo vemos en toda su dimensión. Es brutal, carece de cualquier escrúpulo y ruge amenazante pero lo hemos integrado tan profundamente en nuestras vidas que rara vez lo oímos, lo vemos, nos enfrentamos.

Ni siquiera Ulises Carrión (el artista parte holandés, parte mejicano de la segunda mitad del siglo XX) tuvo claro a quién se refería cuando hablada de él. Todo lo que sabía, de lo único que podia estar seguro es de que existía y nos vigilaba. También estaba seguro de que el Arte Correo era una manera de minar su existencia, de contravenirle, de eliminar esas barreras de todo tipo que nos separan los unos de los otros. Cada envío de Arte Correo significaba cuestionar al Gran Monstruo, lanzar una flecha más o menos acertadamente a su cuerpo, intentar asalatar las murallas del Castillo donde vive. Fracasar, seguramente, una y otra vez.

Formas de fracasar hay muchas y cada uno de nosotros debe experimentar con las propias. El binomio éxito-fracaso o ganar-perder parece que es uno de los fundamentos de esta sociedad tan competitiva e individualista en la que nos movemos. Los juegos siempre han sido un modo de aprender, de relacionarse, de construir conocimiento. Los situacionistas hicieron de él uno de los ejes básicos de sus propuestas, pero los juegos que planteaban eran cualitativamente distintos de los que hemos aprendido, donde hay una exaltación, un poso de competitividad y mercancía. Los situacionistas plantearon unos juegos donde no existiera el elemento de rivalidad derivado de la economía capitalista, donde la competición dejara paso a la relación social y se diluyera la barrera entre juego y vida cotidiana. El juego era concebido como creador de experiencia y un realizador de los deseos subjetivos del individuo, era una forma de enriquecerse y desarrollarse en la alienante vida diaria. Era un “medio para no reducir toda nuestra experiencia vivida a la producción y consumo de mercancías”.

Ya desde Dadá, se cuestionó el hecho de la producción de objetos estéticos, ya  fuera con el Ready-made, o con el hecho de reinterpretar y reutilizar lo que ya había sido producido. Crear no era la cuestión, la cuestión era relacionar, establecer vínculos entre las cosas o las ideas ya existentes. Para ellos el arte era la invención de nuevas formas de actividad, no de mercancía.

El problema es cómo podemos alejarnos de la inmersión en el capitalismo a la que estamos sometidos y cómo podemos producirnos, construirnos a nosotros mismos. Cómo podemos centrarnos en el sujeto y no en los objetos. Hemos, inevitablemente, de empezar a crear nuestras propias circunstancias, nuestro propio contexto donde poder desarrollar nuestra propia subjetividad. Hemos de  construir nuestras propias situaciones, nuestro propio tiempo y espacio.

Para los situacionistas la ciudad era el lugar contemporáneo donde el individuo podía desarrollarse. Los mail artistas han sabido engrandecer el territorio de aprendizaje por medio del correo y otras formas de relación y crear toda una serie de juegos que cuestionan el binomio fracaso-éxito, que los privilegian frente la inmersión neoliberal.

Sin embargo, el tiempo pasa y estos juegos (establecidos la mayoría de ellos ya hace muchos años) se han enquistado en un cierto conformismo, en una cierto acomodo que busca más el reconocimiento mediante fórmulas ya muy conocidas y utilizadas que el riesgo de aventurarse en nuevas propuestas.

Creo que hemos de elevar un grado los juegos a los que jugamos, creo que los nuevos juegos deben ser radicalmente subjetivos y han de proporcionarnos elementos para la construcción de nuestra propia vida, una vida que comporta inevitablemente un desafío al paradigma social y cultural dominante.

Estos juegos deben procurar implícita o explícitamente subordinar la mercancía al deseo, y pueden hacerlo de dos formas distintas: o bien destruyendo esa mercancía que cada vez es más omnipresente y constitutiva o bien subvirtiéndola para desenmascararla.

Estos nuevos juegos han de ser, irremediablemente y como corresponde a los nuevos tiempos, totalmente salvajes.

Algunos juegos a los que ya hemos podido jugar:

> Añadir y pasar y/o Añadir y retornar.

Se trata básicamente de construir una cadena. Una cadena que puede ser de ida y vuelta o infinita. Un primer artista envía a uno o varios de sus contactos una imagen, un texto, una obra inacabada, para que el otro la complete y la retorne; o para que siga viajando de artista en artista. Cada uno de ellos dejará su huella en el papel.

> ¡Que yo no soy yo, que me dejes tu nombre te digo!

Gracias al Neoismo (movimiento artístico de los años 80) se divulgó el concepto de nombre múltiple, denominado también nombre abierto, que no es ni un seudónimo ni un heterónimo. El nombre múltiple es un nombre que cualquiera puede adoptar para realizar algún tipo de acto anónimo. Es un contenedor vacío que puede tener muchos y diversos habitantes. Uno puede utilizar a Chus Martínez, a Luther Blisset, a Karen Eliot o Monty Cantsin.

¿Es éste el rostro de Luther Blisset?

Es innegable la cantidad inmensa de seudónimos y personalidades inventadas que circulan por el Arte Correo. También, y consecuentemente, los fakes, hechos inverosímiles, fantasías de todo tipo, parodias y actos imposibles.

> Sellos de artista: franquea tu personalidad.

Son sellos hechos por artistas simulando las formas de un sello de correos ordinario pero con imágenes y mensajes propios y personales. Intentan producir cierta confusión y perplejidad en el mundo oficial y burocrático que es el correo postal. No tienen ningún valor oficial.

Suelen haber muchos coleccionistas, dentro del mundo del Mail Art, de este tipo de filatelia paródica.

> Tu buzón es un museo.

El papel del museo queda totalmente cuestinado por el Arte Correo. El Museo de arte contemporáneo es una caja blanca donde se etiqueta el arte y donde se crea un Canon, que establece unas categorías estéticas. Aquello individual, el gusto  y la subjetividad quedan relegadas por el peso de la académia.

El Arte Correo ignora el Museo porque tiene un circuito propio, internacional, múltiple, variable, subjetivo… El Museo es sustituido por el Archivo. Cada mailartista posee un archivo propio, individual y único, también irrepetible que podemos considerar como un Museo personal e inestable. La proliferación de archivos personales, individuales cuestiona el Canon académico y propone otras consideraciones y categorías. Asimismo, implícitamente, desjerarquiza el arte y a los artistas, pues no hay jurados, ni seleciones, ni dinero de por medio.

>Poesía Visual: un idioma universal.

Es un tipo de poesía que rehuye el texto para jugar con las imágenes. Es muy frecuente en el Arte Correo por la inteligibilidad y universalización que proporciona al contenido y al mensaje. Es un buen idioma común para relacionar a practicantes de distintas lenguas.

A título personal pienso que ha tenido tanto éxito que se ha convertido en un género propio, con su reglas no escritas pero bien definidas. Sin embargo, creo que también, precisamente por convertirse en un género, ofrece síntomas de cansancio, agotamiento y de redundancia.

>Trashpo: poesía desde el residuo.

Es este un tipo de poesía que yo hasta hace poco desconocía (al menos como una entidad propia) pero que veo que se practica con fuerza. Se trata del envío de poemas hechos únicamente con deshechos y basura.

Ha habido, y he participado, en algún Karnival internacional dedicado solo al Trashpo.

>¡Publicad, publicad, malditos!

Las publicaciones y el tipo de publicaciones en al Arte Correo son infinitas. Algunas beben de Fluxus, otras del Punk o el Industrial. Las hay con formatos imposibles, las hay que no tienen formatos, las hay en papel, en plástico, en cartón, transparentes. Revistas especializadas en Poesía Visual, en Escritura Asémica… Las hay metareferenciales, que hablan del propio Mail Art, las hay objetuales, las hay ensambladas… una experiencia inabarcable.

>Escritura Asémica: escribir y no decir nada.

La Escritura Asémica, que podemos llamar también asemántica, no es propia del Mail Art aunque evidentemente se ha utilizado en todo tipo de envíos postales y obras artísticas. No entraremos ahora en la cronohistoria de este tipo de escritura, simplemente comentar que es un juego complejo, muy rico en posibilidades estéticas y simbólicas. Se trata, en mayor o menor medida, de crear una simulación de escritura que tense las relaciones entre signo y significado. Evidentemente, uno puede quedarse en la superficie y simplemente mostrar algo que parezcan signos lingüísticos, pero también puede adentrarse en una sintaxis, en una gramática construida con otras normas, con otras reglas.

Los significados implícitos de una Escritura Asémica pueden ser muy diversos, desde una preocupación estética hasta el reflejo plástico de la incomunicación.

>Escucha: Envíame también tus sonidos.

Al igual que en el Arte Correo se intercambian comunicaciones estéticas de carácter visual, también se hace lo mismo con las piezas sonoras. Este tipo de permutas y acciones tuvo su clímax en los años 80, gracias a la proliferación de las casetes, que facilitaron la grabación y difusión de músicas alternativas. Actualmente los netlabels han ocupado ese lugar de difusión de las otras músicas y los envíos postales con contenido acústico han dejado prácticamente de existir.

He de remarcar que hay artistas que se siguen moviendo en el ámbito sónico y no han renunciado al intercambio y a la acción del Arte Correo. Un ejemplo paradigmático es el caso de “Mute Sound” comandado por Pedro Bericat.

Prospección para un futuro inmediato:

Estos son algunos de los juegos a los que podemos, y seguramente, hemos jugado ya. Algunos de ellos ya tienen muchos años y deberían renovarse. Los mail artistas deberíamos estar comprometidos, no solo ha jugar a los juegos que ya han sido aceptados por todos y están más o menos normalizados, sino a crear nuevos juegos que nos permitan forzar las situaciones. El Arte Correo trata de establecer permanente o provisionalmente relaciones entre sensibilidades e intereses. Estas cambian con el tiempo, no son inmutables. El Mail Art, como vehículo que es de esas inquietudes, debe también cambiar, mutar  pero sin renunciar a transformar a la vez la realidad que nos circunda.