Ausencia

Se acostumbró a la ausencia de tu presencia.

Sus paseos se alargaron, el whisky se acortó.

A veces le sorprende tu silueta entre la multitud y mira hacia otro lado como si realmente fueses tú.

Se acostumbró a la presencia de tu ausencia.

En ocasiones escucha tus palabras en labios de otro, y se enoja, discute contigo.

Pero no le importa, porque sabe que llegará la noche, y con ella los sueños.

Entonces serás real, más fuerte y protector, más íntimamente próximo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s